Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
10 febrero 2011 4 10 /02 /febrero /2011 21:57

 

Dissabte 5 de Setembre a les 9 del matí (havien de ser les 8...) vam sortir de San Salvador el Marcos, la Diana, el Xavi i jo, rumb a Perquín, Morazán.


Unes hores més tard arribàvem al que havia estat bastió de la guerrilla: el poble de Perquín. No és un poble gran ni molt important, però té prou valor per acollir el Museu de la Revolució. Abans d’entrar al museu pròpiament dit, vam passejar pel cerro que dominava el poble, on vam poder veure trinxeres, craters de bombes de 500 lliures i tatus, refugis on els guerrillers s'amagaven de les bombes. Ara només s’hi refugien ratpenats i algun turista chele.


El museu de la revolució no era un Louvre. Pero la seva qualitat era enorme, fruit de 12 anys de recopilació de documentació, fotografies i material de la guerra que s’exposava en aquelles casetes de camperol (que de fet eren el lloc adient per muntar un museu com aquell). Carlos era el conservador del museu i un ex-guerriller. Aquell home baixet i de veu suau era en realitat un dels primers que va prendre les armes i les va empunyar durant tota la guerra (els que queden d’aquesta espècie es poden comptar amb els dits de la mà).

 

Carlos ens va explicar tot el “volado” de la guerra. Com la guerra es va iniciar perquè ja era impossible viure amb les injustícies que promovien les classes dominants per assegurar la seva supremacia. Com els Estats Units, en la seva paranoia anticomunista, recolzaven un govern que perpetrava massacres inhumanes. I què era la guerrilla:

La guerrilla era una força militar formada per camperols que van veure la necessitat d’agafar les armes i lluitar contra el govern establert. Estava organitzada en el FMLN (Frente Farbundo Martí de Liberación Nacional) el qual era una agrupació dels 5 moviments político-militars d'esquerres que aleshores existien. Van començar recopilant armes de la gent que en tenia, fins que van rebre ajut militar, primer de Nicaragua i després d’altres països de corrent socialista. Més endavant, les armes, sobretot l’artilleria pesada, s’arravataven a l’exèrcit.


La guerra s’aprenia fent-la. Un camperol, quan deia “s’ha acabat el bròquil”, podia canviar l’arada per l’AK-47 i acabar convertit en un comandant veterà responsable de mil homes. Molts combatents s’entrenaven a la Escuela Militar de la guerrilla. Altres, es deixaven reclutar per l’exèrcit i tornaven al FMLN un any més tard coneixent l’estructura de l’enemic, que irònicament també els havia ensenyat a disparar. Finalment, molts soldats es passaven al Frente. Quan l’exèrcit capturava presoners, el més comú era que torturessin fins a la mort a aquells gossos comunistes. Quan la guerrilla capturava presoners, se’ls comunicava que els seus drets serien respectats segons la Convenció de Ginebra. Perque la guerrilla era sobretot un moviment polític amb fortes conviccions. A banda del valor estratègic que tenia el bon tracte als presoners, que feia que els soldats es rendissin fàcilment i molts es canviessin de bàndol.


El veritable valor de la guerrilla era la moral. El Frente tenia molt clar per què lluitava. El Carlos deia que un guerriller valia per 30 soldats. Aleshores vaig pensar que era una “bravuconada”, però se li ha de concedir el fet històric: 60 compas van ser assetjats durant 3 dies per 600 guardies nacionals i 3 batallons amb tot el suport de l’aviació, que volien destruir Radio Venceremos. I van resistir! Com s’explica, si no és perquè combatien amb una voluntat i una ferocitat tal que espantava la tropa?

No tot era força bruta. Tenien comandants inteligents que coneixien el terreny com el palmell de la mà. Hi havia la BRAZ, l’audaç companyia que feia tremolar els soldats quan en sentien el nom. Hi havia les forces especials, l'èlit: vestits amb calçotets i una capa de pintura, fang i fulles s’acostaven de nit fins als nassos del soldat que esperava a la trinxera amb l’ametralladora. Eren ombres de fantasmes, capaços de gestes tan increïbles que un periodista del New York Times els va descriure com les millors forces d’operacions especials del món.


Hi havia també altres tipus de batallons que tenien un important valor estratègic: els culturals. Entre ells destaca Radio Venceremos. Era molt més que un mitjà de propaganda, era la veu del poble per al poble. Retransmitia els combats en directe, avisava la població civil dels moviments dels soldats, emetia programes d’humor crític, radiava les actuacions del grup musical “Los Torogoces de Morazán”. En fi, desmoralitzava l’enemic i moralitzava l’amic. Era el gra al cul dels generals, i tot i que es grataven amb força mai van aconseguir eliminar-lo.

 

Avui, Carlos veu la guerra amb perspectiva. Curiosament, és un pacifista convençut de que la guerra és un fenomen que mai hauria d’existir. Que el diàleg és el més important per evitar la guerra. Però també es conscient que a vegades unes poques persones (cegues, impresentables, despreciables) fan que sigui inevitable. Explica que avui venen a visitar el museu no només guerrillers sinó també generals de l’exèrcit. I ell els explica la historia tal com ens la va explicar a nosaltres.

 

Per relaxar-nos, a la nit vam anar a un poble de la vora (Juacohaitique?) on celebraven les festes de la Mercè, vull dir de la Merced. Les festes del poble són universals. Escenaris, música, la gent animada, la reina i la princesa de l’any, les paradetes, la vida!

Cal dir que el grup que va actuar aquell dia era poc convencional. Es deien “Las Bellas Indomables”, i la seva performance consistia en cinc noies vestides amb el mínim que ballaven, i, per desgràcia, cantaven.

 

El dia següent vam anar a visitar El Mozote. Aquest poble és tristament famós per haver-hi hagut una massacre de les més horribles de la guerra. Homes, dones, vells, nens, fins a més de mil persones van assassinar els soldats de la manera més inhumana. Van separar els homes, les dones i els nens. Els homes eren ametrallats i les dones violades i assassinades. Els nens, de totes les edats, els clavaven a les baionetes o els ficaven dins els forns. Només una dona va aconseguir sobreviure, però no es va escapar de veure aquell espectacle dantesc, inimaginable.

Avui hi ha una escultura al poble allà on van ser enterrats els cadàvers. Un mural i un jardí recorda als nens. Però el veritable memorial que prohibeix oblidar són unes taques negres a les rajoles de l’antiga església: la sang dels que allà van caure. Des dels despatxos del Govern això estava escrit amb noms com “tàctica de terra arrasada”, “treure-li l’aigua al peix” o “genocidi necessari”. Necessari!? Si aquests es diuen humans, m’avergonyeixo de pertànyer a la mateixa espècie que ells.

 

Propera parada: Río Sapo. L’objectiu era arribar a unes cascades que hi havia riu amunt. Per arribar-hi se seguia un sender d’allò més bonic que corria entre els arbres. Hauria estat una agradable passejada si no ens haguéssim perdut. Ara dic que ens vam perdre, però aleshores va ser tan gradual que no n’érem conscients: el camí es deteriorava poc a poc fins a quedar en res. Així vam anar recorrent el riu buscant camins de vaques o directament pel costat del riu. Fins que vam veure en una muntanya una cascada, que no pertanyia al Rio Sapo sinó a un afluent. Com que ens caracteritza un esperit aventurer, ens vam llançar camp a través. Més ben dit selva a través, perquè no es podia dir que allò fos un camí i la vegetació era frondosa. Després vam seguir pel mateix riu, que corria entre grans roques. Vam grimpar i escalar fins arribar al peu de la cascada: espectacular! Devia caure uns 20 metres des de dalt d’una gran paret alta i llisa. La baixada va ser pel riu, baixant entre les grans roques. Indiana Jones s’hauria mort de l’enveja!

Finalment vam arribar al riu principal, on ens vam prendre un bany ben merescut. A la tornada, es va posar a ploure d’aquella manera que plou a l’estiu: l’aigua no era freda però les gotes eren grosses. En pocs minuts ja estàvem totalment empapats. Caminant mig perduts vam trobar un altre riu, que confluïa amb el Rio Sapo. O era aquell el Rio Sapo? Caminant sota la pluja vam acabar trobant el camí de tornada. Molls i morts de gana vam arribar on teníem el cotxe. Havíem llegit molt sobre els guerrillers, però fins ara mai ens havíem sentit com un d’ells!

 

Repost 0
Published by ESF-El Savador - en Conociendo el Salvador
Comenta este artículo
10 febrero 2011 4 10 /02 /febrero /2011 21:55

 

Hoy me gustaría hablarles sobre un lugar que visité recientemente. Un paraje donde la gente lleva décadas trabajando unida y en una sola dirección: Santa Marta.

 

Santa Marta es una comunidad situada en el municipio de Victoria, en el departamento de Cabañas, al norte de El Salvador. Para entender la situación actual de los vecinos de Santa Marta, es imprescindible hacer un repaso a sus últimos treinta años de su historia:
A mediados de los setentas llegan a la comunidad los primeros sacerdotes de la llamada Teología de la Liberación. Esta vertiente religiosa hace una interpretación de la fe cristiana a partir de la experiencia de los pobres y plantea una crítica al modelo social Latinoamericano y a sus instituciones. Como fruto del trabajo de los sacerdotes, se creó en Santa Marta una “asociación de base” que aglutinaba a los vecinos y los instaba a movilizarse para mejorar su situación. Esta primera asociación comunal impulsó tímidas mejoras en educación y en sanidad.
Por otro lado, la dictadura militar (desde 1931) había intensificado la represión. Se crearon los primeros grupos paramilitares (los Escuadrones de la Muerte) para luchar contra los movimientos socialistas y hubo en todo el país centenares de asesinatos de líderes comunales, sacerdotes, sindicalistas, etc. En 1980, después de una oleada de represiones que culminó con el asesinato del Arzobispo de San Salvador, Monseñor Romero, estalló la guerra civil.

 

En el norte del país se habían formado varios grupos de guerrilla popular. Cabañas fue uno de los departamentos escogidos para lanzar la primera acción contra la guerrilla. Siete mil soldados fueron enviados por el ejército. Ante esta escalada de violencia, las familias de Santa Marta se vieron obligadas a huir del país, cruzando la frontera con Honduras. Por el camino, muchas familias fueron víctimas de masacres por parte de los paramilitares y del ejército hondureño, afín al régimen salvadoreño.
La mayoría de familias de Santa Marta fueron acogidas en el campo de refugiados de Mesa Grande, bajo la custodia de las Naciones Unidas. Sin embargo, muchos hombres y mujeres abandonaron Mesa Grande para volver a El Salvador y unirse a la guerrilla. A pesar de la coyuntura social adversa, el proceso asociativo que se había iniciado en Santa Marta se trasladó al campo de refugiados donde continuó su labor en pos del desarrollo de la comunidad.

 

Tras siete años de guerra, la situación empezaba a decantarse a favor de los militares.:
Los EE.UU mandaron fuertes contingentes de ayuda en forma de armamento, formación y tropas al gobierno. En el otro bando, la URRS mandaba armas a la guerrilla, que sobrevivía escondida en los bosques, pero con la huída de la población rural había perdido gran parte de su base social. Fue entonces, en pleno conflicto, cuando las familias de Santa Marta decidieron volver a casa. El 10 de noviembre de 1987, dos mil vecinos llegaron al descampado donde hoy se ubica el campo de fútbol. Su primera acción fue lidiar con los paramilitares (agricultores que se habían beneficiado de la reforma agraria…) para lograr la paz entre vecinos. Paralelamente, se reanudó la ayuda a la guerrilla con alimentos, medicinas y cobijo.

 
Tras algunos años de penurias, la situación en la zona se estabilizó y permitió la reconstrucción de la comunidad. Aprovechando el vacío legal de los últimos años del conflicto, los habitantes de Santa Marta decidieron comunizar sus tierras y ponerlas todas a nombre de la asociación comunal. Al mismo tiempo se construyó una escuela, un hospital y se creó una asociación para el desarrollo social, ADES. Poco se pudo hacer en aquel entonces, pues a pesar del trabajo unido de todos los vecinos, los recursos eran muy escasos. Sin embargo, este marco asociativo fue clave para el desarrollo de Santa Marta a partir de 1992. Cuando finalizó la guerra, se dio entrada a una gran cantidad de organizaciones de ayuda internacional. Estas ONG’s encontraron en Santa Marta el marco social ideal para llevar a cabo sus proyectos. Fue gracias a la ayuda internacional que se logró, en un tiempo récord, que la comunidad gozara de sistema domiciliar de agua, electricidad, escuelas desde parvulario hasta bachillerato, instalaciones deportivos, centro de salud… en fin, una cantidad de equipamientos impensable para ninguna comunidad rural del país.
En cuanto a la gestión de los recursos, todo se puso en manos de la asociación comunal, formada por todos los vecinos y con una junta escogida democráticamente. A más a más, fue la comunidad quien planificó el plan de estudios de las escuelas con el fin de que las nuevas generaciones heredaran el espíritu que había impulsado el desarrollo de la comunidad. También se impulsó un programa para becar a los jóvenes que quisieran ir a la universidad con fondos de la comunidad y ayuda internacional.

 
Actualmente, esta política de apuesta por la educación ha dado sus frutos. La comunidad cuenta con más de 40 docentes titulados, médicos y doctores de diferentes especialidades, informáticos… toda una hornada de jóvenes que, al finalizar sus estudios, vuelven a Santa Marta para contribuir al desarrollo social. La distribución de las parcelas sigue estando gestionada por la junta comunal así como la planificación territorial, evitando la especulación que tanto daño ha causado en otros lugares.

 
En Santa Marta cada campesino trabaja tanta tierra como puede y siembra lo que quiere, no se ponen límites al desarrollo personal pero cada individuo trabaja, por encima de todo, para el bien de su sociedad:

 

Tal es su utópica naturaleza.


 

Repost 0
Published by ESF-El Savador - en Conociendo el Salvador
Comenta este artículo
10 febrero 2011 4 10 /02 /febrero /2011 21:51

 

Ayer fue 30 de julio. Una fecha que para la mayoría de nosotros no significa nada. Pues bien, he conocido la realidad de unos sucesos que tuvieron lugar un 30 de julio, hace 34 años:

 

El escenario, las calles de San Salvador. Los protagonistas, los estudiantes de la Universidad de El Salvador [UES] volcados a la calle para protestar contra el régimen militar y en favor de la libertad de expresión.

 

4:20 p.m. del miércoles 30 de Julio de 1975. Los que encabezaban la manifestación quisieron ganar la calle que pasa frente a la entrada del ISSS (Instituto de Sanidad), desviándose de la ruta para tratar de evitar enfrentamientos con las unidades blindadas… sin embargo un contingente de la guardia ya estaba esperándolos detrás del colegio Asunción, obligándolos a retroceder al paso a dos niveles, forzando a fuerza de balas a muchos a lanzarse del puente. En este lugar fueron muchos los estudiantes fracturados, algunos de los cuales fueron rematados a tiros. En el momento en que daban marcha atrás, comenzaron los disparos de fusiles y ametralladoras, a la par del estallido de bombas lacrimógenas descargadas por los cuerpos represivos… la carnicería humana dio comienzo.

 

La fría decisión de tirar a matar en la tarde del 30 de Julio, de seguir hasta aniquilar, de lanzar los vehículos blindados contra la multitud inerte, de machetear salvajemente al que se ponía a su alcance, de dejar sangrar a sus victimas impidiendo con brutalidad cualquier auxilió oportuno que quisieron brindar los médicos y enfermeros del ISSS; refleja la feroz determinación de la dictadura de acabar con la juventud pensante del país, demuestra la voluntad de mutilar la conciencia de un pueblo.

 

El fuego cerrado duró pocos minutos, pero suficiente para derramar mucha sangre juvenil… pero no solo fueron balazos, los muchachos y muchachas que quisieron en su desesperada huida saltar los muros del ISSS, recibieron machetazos en la cabeza y otras partes del cuerpo hasta desmembrarlos, quedando en el lugar trágicas señales de la carnicería...

 

Así aconteció una fecha que caló en lo más profundo del corazón estudiantil, ¡Así murieron muchos compañeros universitarios, murieron para vivir, pues están presentes en cada puño alzado!

 

Los periódicos de la época hablaban de tres o cinco muertos, pero testigos de aquella tarde triste hablan de centenares de muertos y desaparecidos, los verdaderos de los hechos fueron ocultados por la prensa nacional, mintiéndole al pueblo del verdadero genocidio cometido por la dictadura militar.

 

José Domingo Aldana, Carlos Fonseca, Reinaldo Hasbun, Napoleón Orlando Calderón, Sergio Antonio Cabrera, Roberto Miranda… y muchos más muertos y desaparecidos que hoy, 34 años después, nos convocan a recordar su memoria y su sacrificio inclaudicable de lucha.

 

Sepan todos que los mártires no han muerto por que viven junto a los estudiantes que luchan por una anhelada trasformación social por la que muchos hombres y mujeres dieron su vida.

 


 

30 DE JULIO, PROHIBIDO OLVIDAR…

POR QUE EL COLOR DE LA SANGRE JAMÁS SE OLVIDA.

LOS MASACRADOS SERÁN VENGADOS.

POR NUESTROS CAÍDOS JURAMOS VENCER.

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

 

Repost 0
Published by ESF-El Savador - en Conociendo el Salvador
Comenta este artículo
10 febrero 2011 4 10 /02 /febrero /2011 21:48

Hola chic@s!!!


Esta semana en Acua, hemos hecho un paréntesis en el frenético ritmo que impone el diseño de alternativas para ir a visitar la Mantomunidad de La Montañona. Empezaré explicando en qué consiste:

La Mantomunidad de La Montañona nace de la necesidad de los municipios que rodean La Montañona de organizarse para sacar adelante proyectos de infraestructura básica de interés común. Pero para entender bien el marco social de esta iniciativa hay que remontarse a los días de los acuerdos de paz (1992):
La zona de La Montañona fue, durante la guerra, un importante escenario de batalla. La guerrilla había instalado la famosa Radio Farabundo, y los intentos del ejercito para desarticularla eran constantes. Al final la guerra, ese terreno fue cedido por el gobierno a los excombatientes, que se asociaron fundando elCORBELAM. La comunidad empezó a organizarse y, tras varios años de trabajo y colaboración con ONG's, se lograron muchos avances.
Hasta aquí, todo normal Una de las muchas historias de fundación de comunidades después de la guerra. El verdadero cambio tardó cinco años en producirse (1997) y vino impulsado por las alcaldías. El detonante fue una carretera circundante que uniría a los siete municipios alrededor de La Montañona. Con este precepto, las alcaldías se unieron, sumaron recursos, y pudieron tirar adelante el proyecto. Mencionar que, en ese momento 3 alcaldías eran del FMLN y 4 de ARENA. No es necesario explicar la enorme tensión social que, en un zona como esta, podría haber provocado la iniciativa. Pues bien, para gran sorpresa de todos, las alcaldías dejaron de lado los colores y las banderas, y se unieron sin reservas para el desarrollo común. Así nació la Mancomunidad de La Montañona.

No obstante, la realidad de la comunidad que vivía propiamente en La Montañona apenas había cambiado. Entonces llegó el agua:
Después del éxito del proyecto de la carretera, la mancomunidad se fijó como objetivo hacer una gestión integral del recurso hídrico. El gran vínculo que los unía era que toda el agua de la que se abastecian los municipios tenía su zona de recarga en La Montañona. Las alcaldías tuvieron la visión necesaria para darse cuenta de que era imprescindible cuidar esa zona, proteger sus bosques, reforestar las lomas, etc. para preservar el recurso. Desde ese momento, la Mancomunidad inició tres cursos de acción:

  • El primero; el estudio, detección y diseño de sistemas domiciliares de agua para todas las comunidades de los 7 municipios.
  • El segundo, la creación de un plan de gestión forestal para cuidar las zonas de recarga. Es en este punto donde algunos de los habitantes de la comunidad de La Montañona fueron reubicados como guardabosques, y sobre la comunidad en general cayó la tarea de cuidar el entorno: Se prohibió la tala de árboles, la caza, las fogatas en verano...
  • El tercero, invertir en la gestión de las aguas negras; recolectándolas y tratándolas como es debido.
Paralelamente a esto, se inició una campaña de concienciación de los usos del suelo y del recurso hídrico.

El resultado, el 95% de la población, rural y urbana, tiene sistema domiciliar provinente de La Montañona. Además, la gente paga un impuesto mensual voluntario de 25 Ct para los gastos de preservación del medio ambiente. También decir que, en el caso de las comunidades rurales, los sistemas de agua estángestionados por las ADESCOS y los Comités de Agua, bajo la tutela del Área Técnica de La Mancomunidad.

Volviendo a la excursión de esta semana: Para constatar esta realidad nos entrevistamos con los alcaldes de La Laguna (ARENA) y El Carrizal (FMLN). Los dos coincidieron en la mayoría de los puntos referentes al éxito de la mancomunidad y particularmente, me gustaría destacar su capacidad por dejar de lado sus diferencias ideológicas en pos del desarrollo. Ese fue el mensaje.
Ya para terminar, decir que fue una experiencia enriquecedora tanto para la gente de ACUA (me incluyo) como para los representantes de las comunidades y alcaldías de La Libertad. En este sentido destacar el concepto de que hay que buscar la colaboración de las alcaldías de La Libertad, hay que trabajar para una gestión integral del agua en la Cordillera del Bálsamo y no hay que dejar que los colores sean un obstáculoen el desarrollo comunal.

 

Repost 0
Published by ESF-El Savador - en Conociendo el Salvador
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de ESF-El Savador
  • El blog de ESF-El Savador
  • : En este Blog se publican los avances del proyecto que la ONG Ingeniería Sin Fronteras está llevando a cabo en El Salvador; así como artículos para conocer la realidad social del país y denunciar situaciones de violación de los DDHH.
  • Contacto

Texto Libre

Busca Artículos